Y ¿cómo te fue en la escuela?

Y ¿cómo te fue en la escuela?

Como papás, ir a recoger a nuestros hijos a la escuela es maravilloso. Especialmente si trabajas desde casa o si haces una pausa en tu horario laboral para ir por ellos es grandioso pues has pasado la mañana ocupado y quizá estresado. Ir por ellos es generalmente divertido. Pero luego llega una edad en nuestros hijos en donde platicar con papá o mamá no parece tan atractivo. Imagina el siguiente escenario, te apuesto que también te has visto en él.

  • “Hola, ¿cómo te fue hoy en la escuela?”
  • Bien. (silencio)
  • “Ah, que grandioso, ¿qué hiciste?
  • “No me acuerdo” (otro silencio)

Este tipo de respuestas además de hacernos sentir miserables no nos da absolutamente NADA de información. ¿Qué hice en mi horario laboral para que salga enojado conmigo por algo en lo que no tuve absolutamente nada que hacer? Te preguntarás. Y algunos hasta podemos molestarnos y atacaremos sin querer y sin haberlo pensado demasiado con algo como “Oye, ¿por qué me contestas así? ¿Estuviste todo el día en la escuela y no hiciste nada?¿Pago todo este dinero para que….? (bla, bla, bla).

¡No te preocupes! No lo tomes personal. Los niños también tienen días menos divertidos que otros y, siendo sinceros, a ti tampoco te encanta estar más de 8 horas sentado en tu oficina y seguramente tampoco amabas tu jornada escolar a menos que fueras en una escuela cuyo método educativo fuera lo suficientemente divertido e innovador para tenerte “entretenido”.

En casa nos enfrentamos con esa situación. No, los hijos de nosotros los psicólogos no siempre se portan bien y aunque quizá conocemos más de la teoría no somos expertos en crianza porque no hay manuales sencillos. Los papás intentamos de todo, preguntas lindas, con otro tono, enojados, inquisidores y generalmente el resultado es desastroso.

Hoy queremos compartir contigo el juego del “cuéntame”. Puedes poner el nombre que tu quieras al juego o ponte de acuerdo con tu hijo para nombrarlo. En el auto, una vez que se haya subido y esté listo para dirigirse a casa o a su actividad extraescolar intenta realizar las siguientes preguntas. Prepárate porque tú también tendrás que responderlas y así verás que podrán entablar una conversación sin que parezcas policía escolar que quiere saber si aprendió o no o si se portó bien o mal.

  1. ¿Qué fue lo que más te hizo reír en este día?
  2. ¿Qué fue lo más triste que viste hoy en el día?
  3. ¿Cuándo fue el bostezo más grande que diste en tu día?
  4. ¿Quién es la persona más chistosa de tu salón? ¿cuál es su mejor chiste?
  5. ¿En qué momento fue cuando la maestra se veía más molesta durante el día? ¿porqué?
  6. ¿Quién fue tu mejor amigo el día de hoy? ¿por qué?
  7. Si tuvieras un poder mágico de desaparecer gente por unos segundos ¿a quién habrías desaparecido y por qué?
  8. ¿Hubo algo en alguna de tus clases que te hiciera pensar mucho?
  9. Del almuerzo de tus compañeros ¿qué es lo que más se te antojó?
  10. Si fueras maestro de tu propia clase ¿cómo crees que harías la jornada menos aburrida?

Puedes ir cambiando las preguntas, así obtendrás mucha información útil y seguramente quedarás tranquilo o tranquila al saber cómo le fue a tu hijo en el colegio.

¡Disfruta!

Escrito por: Mariana Gómez, Psicóloga y Educadora de Diabetes 

Share this post