¿Puedo hacer ejercicio si tengo más de 50 años?

¿Puedo hacer ejercicio si tengo más de 50 años?

Necesitas ejercicio ahora más que nunca

Seamos realistas: Cuando tienes 50 o 60 años de edad, el cuerpo ya no es el mismo que cuando tenías 20 años. No serás capaz de hacer las mismas cosas, pero el ejercicio es muy importante para tu independencia y una buena calidad de vida a medida que envejeces. Entonces, ¿qué necesitas saber para hacer ejercicios y estar saludable sin lastimarte?

Beneficios del ejercicio

A medida que envejecemos, vamos perdiendo masa muscular, y el ejercicio puede ayudar a aumentarla. Los músculos queman más calorías que la grasa, incluso en reposo, lo que compensará la desaceleración del metabolismo. El ejercicio ayuda a detener, retrasar, y a veces mejorar algunas enfermedades como la presión arterial alta, diabetes, accidente cerebrovascular, Alzheimer, artritis, osteoporosis, y enfermedades cardíacas.

Tipos de Ejercicio

No importa la edad, todo el mundo necesita diferentes tipos de ejercicios. El cardio o ejercicio aeróbico aumenta tu ritmo cardíaco, mejorando tu resistencia y quemando calorías. El entrenamiento de fuerza o pesas mantiene los músculos listos para estar más activos. Los ejercicios de flexibilidad ayudan a evitar lesiones. El entrenamiento para mantener el equilibrio se vuelve más importante después de los 50 años, ya que puede prevenir caídas y nos ayuda a mantenernos activos.

Elige las actividades adecuadas

El ejercicio de bajo impacto, con menos brincos, es mejor para tus articulaciones. Algunas actividades físicas proporcionan más de un tipo de ejercicio, por lo que obtendrás más beneficios. Elegir actividades que te gusta hacer! Consulta con tu médico si tienes alguna limitación debido a alguna condición médica. Tu médico puede sugerir algunas alternativas o formas de adaptar la actividad física y ejercicios, si es necesario.

Caminar

Aumenta tu resistencia, fortalece los músculos de las piernas, ayuda a combatir enfermedades óseas como la osteoporosis, y es fácil y eficaz. Puedes caminar solo o acompañado. Caminando a un ritmo moderado, harás ejercicio y podrás hablar con un amigo o con el grupo.

Trotar

Si te gusta sudar un poco más que cuando caminas, intenta trotar para subir el ritmo cardíaco. Trotar es una marcha que lleva mayor velocidad que la caminata común y corriente pero con menos velocidad que correr, y con menor impacto. Usa los zapatos correctos, y preferiblemente en superficies suaves, como una pista o en grama. Trotar es uno de los deportes o actividades físicas más comunes y populares.

Bailar

Realmente no importa qué tipo de baile sea: salón de baile, clases de Zumba o Jazzercise. Bailar ayuda a aumentar la resistencia, fortalece los músculos y mejora el equilibrio. Bailar quema una gran cantidad de calorías, ya que hace moverte en todas las direcciones. Además, puedes estar divirtiéndote tanto que no te des cuenta que estás haciendo ejercicio.

Nadar

En el agua se puede ejercitar por más tiempo que en tierra. El agua ofrece resistencia para fortalecer músculos y huesos pero sin poner peso o estrés en las articulaciones, y sin hacerle daño. La natación quema calorías y trabaja su corazón al igual que correr, trotar y el ciclismo.

¿Cuánto ejercicio debo hacer?

Si estás en buen estado de salud, debes hacer por lo menos 150 minutos de actividad moderada de cardio a la semana. Puedes hacer 30 minutos, cinco veces a la semana. También, por lo menos dos veces a la semana debes trabajar específicamente los músculos en sus piernas, caderas, espalda, pecho, hombros, y brazos. En términos generales, mientras más te ejercitas, más beneficios obtendrás. Y no te olvides, cualquier cosa es mejor que nada.

Comienza despacio

Esto es especialmente importante si no has estado haciendo ejercicio por un tiempo o cuando estás comenzando una nueva actividad física que tu cuerpo no está acostumbrado. Comienza haciendo 10 minutos, gradualmente aumentando el tiempo, frecuencia, y la intensidad del ejercicio.

¿Cuándo necesitas llamar a tu médico?

Si cuando haces ejercicio tienes dolor en el pecho, problemas respiratorios, mareos, problemas de equilibrio o náuseas, estos podrían ser señales de advertencia. Consulta con tu médico lo antes posible, no lo dejes para más tarde. Cuando tienes 50 o 60 años de edad, el cuerpo no va a recuperarse tan rápido como solía hacerlo antes. Si tus músculos o articulaciones te duelen al día siguiente, es posible que hayas hecho demasiado ejercicio. Consulta con tu médico si el dolor continúa.

Share this post

Déjanos tu comentario