Mientras llega la cura…

Mientras llega la cura…

Un día llegó la diabetes tipo 1 a nuestras vidas y ¡vaya que llegó de sorpresa y puso nuestras vidas de cabeza! Por supuesto, al inicio no sabíamos de qué se trataba y lo poco que sabíamos era sobre otros tipos de diabetes y condiciones. Además de que recordábamos por las noches algunas historias con finales poco alentadores “la prima de mi vecina, el abuelito de mi amigo, la insulina y los ojos” no lográbamos comprender cómo seríamos capaces de hacer todo lo que se nos había instruido.

En nuestro ir y venir de consultas médicas escuchamos con frecuencia “no se preocupen demasiado, pronto llegará la cura, quizá en 5 años” y así algunos de nosotros fuimos esperando de 5 en 5 sin perder nunca la esperanza.

Esperanza y realidad son dos cosas que no tienen porqué ser contrarias y que bien  pueden emplearse en la misma frase pero cuando la esperanza oscurece nuestras ideas y estorba en nuestro manejo y cuidado diario el asunto podría tener resultados poco gratos.

En vez de imaginar desesperadamente una cura pensemos detenidamente que se trabaja en ella. Que quizá nuevas generaciones de personas, tocadas por la diabetes al igual que nosotros podrán cargar rocas menos pesadas y que tendrán preocupaciones varias pero no relacionadas con diabetes tipo 1. Quizá se preocupen por otros temas, quizá trabajen en un estilo de vida más saludable. No lo podríamos saber, pero seguramente lo esperamos.

Para algunos de nosotros la esperanza tiene que ver con trabajo, con responsabilidad, con esperar ansiosos pero nunca quitando el dedo del renglón. Para algunos de nosotros, familias tocadas por la diabetes, la esperanza está en los tratamientos, en la investigación, en los nuevos desarrollos, en los nuevos equipos trabajando para aligerar algunas de nuestras cargas. Algunos de nosotros dejamos de pensar en la palabra “cura” para reemplazarla con la palabra “hoy”.

Hoy, en lo que llega la cura:

  • Aprendamos sobre diabetes: la Educación en Diabetes no son sólo lecciones llenas de diapositivas. Es nuestro mejor aliado. La Educación en Diabetes nos brinda herramientas que nos ayudarán a tomar las mejores decisiones. Así, en lo que llega la cura, nos mantendremos lejos de desarrollar complicaciones y tendremos una vida plena.
  • Creemos comunidad: Identifiquemos a otros que recorren caminos similares  a los nuestros. Seamos sus confidentes y amigos. Intercambiemos información basada en evidencia. Comprendamos que no estamos solos y brindemos compañía a quienes se sienten únicos lidiando con una condición que no comprenden. Ayudemos a quienes tienen menos. Aprendamos de quienes saben más.
  • Disfrutemos de los nuestros: Amemos nuestro entorno. Tengamos relaciones fructíferas, seamos amigos, padres y madres ejemplares, amemos a nuestros hijos. Disfrutemos de todo lo bueno que trae la vida con o sin una condición.
  • Analicemos y esperemos: leamos detenidamente, estemos atentos e informados, actualicemos nuestro saber para tomar las riendas.
  • Tengamos esperanza: llegará….ten por seguro que llegará pero mientras tanto decidamos actuar hoy para que nuestros mañanas sean especiales.

Colaboración de Mariana Gómez, Educadora en Diabetes, licenciada en Psicología y ha vivido con diabetes tipo 1 desde hace más de 30 años. Creadora del blog Dulcesitos para mi.

Share this post

One thought on “Mientras llega la cura…

Comments are closed.