Mayor riesgo de diabetes tipo 2 en mujeres que aumentan de peso entre un bebé y otro

Mayor riesgo de diabetes tipo 2 en mujeres que aumentan de peso entre un bebé y otro

MARTES, 1 de agosto de 2017 (HealthDay News) — Las mujeres que aumentan de peso tras tener un bebé podrían ser más propensas a desarrollar diabetes durante su próximo embarazo, sugiere un nuevo estudio.

El peso de la mujer antes de la concepción y la cantidad que aumenta durante el embarazo son factores de riesgo conocidos de la diabetes gestacional, explicaron los autores del estudio. La diabetes gestacional es una forma de nivel alto de azúcar en la sangre diagnosticada durante el embarazo. Puede provocar complicaciones tanto para la madre como para el bebé.

Los investigadores dirigidos por Linn Sorbye, de la Universidad de Bergen en Noruega, estudiaron el riesgo de diabetes en mujeres que habían tenido uno o dos embarazos anteriores.

En el estudio participaron unas 24,200 mujeres que dieron a luz entre 2006 y 2014. Los investigadores tomaron en cuenta los antecedentes de la mujer de diabetes gestacional y su índice de masa corporal (IMC) cuando quedó embarazada nuevamente. El IMC es un estimado de la grasa corporal basado en la estatura y el peso. Con un IMC por encima de 30 se considera que una persona es obesa.

Más o menos un 36 por ciento de las mujeres aumentaron más de una unidad de IMC entre el inicio del primer embarazo y su segundo, encontró el estudio. Esas mujeres fueron más propensas que las mujeres cuyo peso permaneció estable a desarrollar diabetes durante un segundo embarazo.

Las mujeres que aumentaron el doble de peso tenían el doble de probabilidades de diabetes gestacional. Y el riesgo se multiplicó por cinco entre las mujeres con el mayor aumento de peso, encontraron los investigadores.

Los riesgos más llamativos ocurrieron entre las mujeres cuyo peso era normal antes del primer embarazo. Pero el estudio mostró que las mujeres con sobrepeso que perdieron peso tras el parto redujeron su riesgo de diabetes durante otro embarazo.

El estudio aparece en la edición del 1 de agosto de la revista PLOS Medicine.

FUENTE: PLOS, news release, Aug. 1, 2017.

Share this post