La historia de Erin y su embarazo con diabetes

La historia de Erin y su embarazo con diabetes

embarazo“Creo que debería cambiar el titulo de la historia a ‘diabética embarazada’, pues siempre estuve bajo la impresión de que mi diabetes era más importante que mi embarazo. Sabía más sobre mis números que sobre mi embarazo”

“Me diagnosticaron mi diabetes tres meses antes de quedar embarazada y apenas estaba comenzando a aprender sobre la diabetes y como afectaba mi cuerpo cuando me di cuenta de mi embarazo. ¡Estaba muy contenta! Hasta que fui al doctor de fertilidad y me dijo “necesita controlar su diabetes. Sus números deben mejorar o su bebé nacerá con un defecto”. Estaba muy asustada. Llevaba tres años tratando quedar embarazada y ahora que por fin lo había logrado quería disfrutar de las buenas noticias por un rato.”

“Poco después visité a mi ginecólogo y me di cuenta que necesitaría de mucha dedicación para manejar mi diabetes durante mi embarazo. Me apliqué insulina cuatro veces al día y me revisé el nivel de azúcar cuatro veces al día. Le hice seguimiento a estos números y llamé a la oficina del ginecólogo cada día con esta información. Si estaba muy ocupada o se me olvidaba llamar, la oficina me llamaba a mí.
“Con todo el estrés, finalmente sentí que estaba en una buena situación con mi bebé cuando mi primera cita para hacer la ecografía del corazón del bebe tuvo que ser aplazada. No me pudieron ver por varias semanas, así que pregunté si el examen era realmente necesario cuando estaba tan cerca del final de mi embarazo. El médico me dijo que como había podido mantener mi diabetes bajo control mi riesgo era igual al de cualquier otra mujer embarazada. Finalmente pude tomar un respiro al saber que había hecho lo mejor para mi bebé.

“Mi hermoso y saludable bebé nació a las 39 semanas. No hubo problemas. ! El era perfecto! Pero lo que aprendí fue que la diabetes no es una broma, es una enfermedad en la que se debe pensar cada minuto de cada día; y cuando usted esta embarazada tiene que preocuparse por lo que le esta haciendo no solo a usted pero también a su bebé. En mi caso la diabetes no desapareció después de tener a mi bebé, así que ahora tengo que pensar en mi diabetes cada minuto de cada día para poder criar a mi bebé, enseñarle a llevar una vida sana con la esperanza de que él no vaya a tener diabetes, pero sobre todo quiero estar ahí cuando él tenga sus bebés.”

Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Share this post