Glucagon nasal en polvo; ¿más cerca de ser una realidad?

Glucagon nasal en polvo; ¿más cerca de ser una realidad?

Para muchas personas con diabetes, unos niveles bajos de azúcar en la sangre son un riesgo grave de salud, pero unos investigadores informan que un nuevo polvo nasal revierte la peligrosa afección con rapidez.

Lo mejor es que se puede administrar incluso si alguien está inconsciente, añadieron los investigadores.

El polvo nasal contiene la hormona glucagón. Esa hormona indica al cuerpo que libere el azúcar almacenado, lo que en general revierte el episodio de azúcar bajo en la sangre. Actualmente el glucagón solo está disponible en una forma inyectable que debe mezclarse antes de inyectarse.

“Los familiares pueden tenerle terror al uso de la forma inyectable. Pero un 95 por ciento de los cuidadores encontraron que el glucagón nasal es muy fácil de utilizar”, afirmó la líder del estudio, la Dra. Elizabeth Seaquist, directora de la división de diabetes, endocrinología y metabolismo de la Universidad de Minnesota.

Seaquist también es asesora de Eli Lilly and Co., que planifica producir el glucagón nasal. La compañía también fabrica kits de glucagón inyectable. El estudio fue financiado por Lilly y Locemia, la compañía que desarrolló el glucagón nasal originalmente.

El azúcar bajo en la sangre, también conocido como hipoglucemia, ocurre cuando los niveles de azúcar en la sangre descienden en exceso. Esto puede suceder cuando alguien con diabetes toma demasiada insulina, que es una hormona que permite al cuerpo utilizar el azúcar de los alimentos como energía. También puede suceder si alguien no come lo suficiente o hace demasiado ejercicio o durante más tiempo de lo planificado.

Sin suficiente azúcar, el cuerpo y el cerebro no pueden funcionar con normalidad.

El azúcar bajo en la sangre puede provocar mareo, hambre, confusión, vista borrosa, sudoración, habla poco clara e irritabilidad, junto con otros síntomas, según el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU.

Para tratar el azúcar bajo en la sangre, la persona debe consumir una bebida o un alimento que contengan azúcar de acción rápida. Los ejemplos incluyen el jugo de fruta, los refrescos con azúcar, o los dulces azucarados como el regaliz (pero no el chocolate). Por lo general, los niveles de azúcar en la sangre vuelven entonces rápidamente a la normalidad.

Si no se trata, un episodio de azúcar bajo en la sangre empeora. La falta continua de azúcar en la sangre puede provocar desorientación, convulsiones, inconsciencia e incluso la muerte. Si los síntomas no mejoran, o la persona está demasiado desorientada como para comer o beber, es usual que se administre glucagón.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. calculan que 300,000 personas van cada año al hospital por un nivel gravemente bajo de azúcar en la sangre.

Para evaluar el glucagón nasal recién desarrollado, los investigadores dieron a personas con diabetes tipo 1 un dispositivo nasal para que lo usaran cuando tuvieran un episodio de azúcar bajo en la sangre.

“El glucagón nasal es un polvo seco que existe en un pequeño dispositivo. Es parecido a un inhalador de esteroides nasales, pero es más pequeño. Para usarlo, un familiar o cuidador lo saca de la caja, lo pone en la nariz y empuja el fondo del frasco… Es absorbido por el torrente sanguíneo a través de la nariz”, explicó Seaquist.

La Dra. Cristina Guzmán, una autora del estudio y consejera médica principal de Eli Lilly, añadió que “los pacientes no tienen que respirar ni inhalar, lo que hace que sea fácil de usar”.

En el estudio, 69 personas tuvieron 157 episodios de azúcar bajo en la sangre que fueron tratados con glucagón nasal. Sus niveles de azúcar en la sangre eran de entre 22 y 74 miligramos por decilitro (mg/dL) de sangre. Un nivel de 70 mg/dL o inferior es típico cuando comienza un episodio de azúcar bajo en la sangre, según la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association).

En un 96 por ciento de los episodios, los niveles de azúcar en la sangre volvieron a la normalidad en un plazo de 30 minutos, encontró el estudio. Los efectos secundarios fueron similares a los del glucagón inyectable, e incluyeron náuseas y vómitos. El polvo nasal también provocó cierta irritación nasal y dolor de cabeza. Esos efectos secundarios tendieron a durar una hora o menos, halló el estudio.

Lilly espera presentar el glucagón nasal a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. en algún momento en 2018, según Chad Grothen, líder de desarrollo global de marca de Eli Lilly. Es probable que la compañía busque aprobaciones en otros países tras los Estados Unidos. Ahora mismo, el producto no tiene nombre, y Grothen no pudo prever su precio una vez llegue al mercado.

El Dr. Joel Zonszein, director del Centro Clínico de Diabetes del Centro Médico Montefiore de la ciudad de Nueva York, anticipa que el nuevo producto será costoso.

Pero también dijo que será bienvenido.

“El problema con el inyectable es que incluso cuando se enseña [al cuidador] cómo hacerlo, raras veces lo hacen, aunque haya glucagón disponible”, explicó.

“El glucagón nasal es más fácil de administrar, se absorbe con rapidez y debería ser una buena formulación”, comentó.

Los hallazgos del estudio se presentaron el lunes en la reunión de la Asociación Americana de la Diabetes, en San Diego. Los estudios presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

FUENTES: Elizabeth Seaquist, M.D., director, division of diabetes, endocrinology and metabolism, University of Minnesota, Minneapolis; Cristina Guzman, M.D., senior medical advisor, Eli Lilly and Co.; Chad Grothen, global brand development lead, Eli Lilly and Co.; Joel Zonszein, M.D., director, Clinical Diabetes Center, Montefiore Medical Center, New York City; June 12, 2017, American Diabetes Association meeting, San Diego

Share this post

Déjanos tu comentario