Entendiendo la salud, enseñemos a los nuestros a engañar. Sí, a engañar

Entendiendo la salud, enseñemos a los nuestros a engañar. Sí, a engañar

Erróneamente, los individuos pensamos en el término salud como la falta de enfermedad cuando en realidad se refiere a bienestar físico, psicológico y social.  Esto se lee realmente complicado especialmente cuando hemos sido diagnosticados con una condición que además lleva apellidos como crónico y degenerativa. Pero, ¿es realmente posible hablar de individuos saludables o personas saludables cuando tenemos estos diagnósticos complejos?-

La salud tiene una relación directa con “bienestar” y este bienestar no es sino la auto experimentación o autopercepción de que nuestro ser funciona adecuadamente, de forma inteligente y por supuesto integrada.

Vaya que suena más complejo al intentar describir a la diabetes tipo 1. No tenemos dudas en este caso de que hay un problema autoinmune que atacó específicamente a las células productoras de insulina en el páncreas. Sin embargo, la meta de cualquier tratamiento debe ser no sólamente encargarse de esta sustitución sino de que las personas de la edad que sea se sientan en funcionamiento armonioso, integrado e inteligente.

¿Es posible? El automoanejo de una condición como la diabetes tipo 1 debe tener esa meta: engañar al propio cuerpo. Los tratamientos actuales no bastan para tener ciertas condiciones en óptimo manejo. La participación de los involucrados, incluyendo por supuesto como cabeza de un equipo mutidisciplinar al individuo mismo debe tener ese objetivo: el engaño. Y no es el engaño a uno mismo “no tengo nada, estoy bien” sino es el engaño al propio cuerpo llevando y alcanzando metas clínicas ( en el caso de diabetes tipo 1 cifras de glucosa) cercanas a lo que los lineamientos considerarían “normal”. El cuerpo no sabe que vivo con diabetes pues la variabilidad glucémica es semejante a la de alguien que NO vive con la condición.

Si bien suena rebuscado y parecería truco de magia. Enseñemos a mentir, que va contra las normales morales y tus ideales como papá. La educación en diabetes es aliado en la mentira. Tomar las mejores decisiones para traicionar a la condición y engañarle. Mintamos hoy con conocimiento en la palma de la mano y en mente. Engañemos al cuerpo para escapar.

Colaboración de Mariana Gómez, Educadora en Diabetes, licenciada en Psicología y ha vivido con diabetes tipo 1 desde hace más de 30 años. Creadora del blog Dulcesitos para mi.

Share this post

One thought on “Entendiendo la salud, enseñemos a los nuestros a engañar. Sí, a engañar

  1. Excelente!! De hecho cuando decimos que sí podemos, aunque creemos que ya no, estamos engañando de inicio a nuestra mente. La engañamos y luego le enseñamos que si podemos!!!! Me gustó, así lo veo también. Yo vivo Disfrutando la diabetes tipo 2. Saludos y gracias a Mariana por su punto de vista optimista realista.

Comments are closed.