Consejos para comer más frutas y verduras en casa

Consejos para comer más frutas y verduras en casa

Las frutas y verduras son una parte importante de un plan integral para comer de manera saludable. Tienen un alto contenido de vitaminas, minerales y fibra, sin tener muchas calorías ni grasas saturadas. Comer diversas frutas y verduras les dará a tus hijos la energía que necesitan para disfrutar las actividades que les encantan.

Prepara frutas y verduras frescas como bocadillos

  • Surte tu refrigerador con frutas y verduras crudas, limpias y cortadas en rebanadas del tamaño de un dedo. Guárdalas al nivel de los ojos de los niños, en un lugar que sea fácil de alcanzar.
  • Si tus hijos tienen hambre mientras les preparas la cena, prepara un plato de verduras o frutas, como palitos de zanahoria y pepino o rebanadas de manzana. O bien, si estás picando verduras para preparar un platillo, deja que los niños prueben las verduras. Con esto se les saciará el hambre y disfrutarán de verduras adicionales cuando están más receptivos.

Involucra a tus hijos en la selección y en la preparación de frutas y verduras

  • Involucra a tus hijos en la selección de frutas y verduras en el mercado de agricultores o en la tienda de abarrotes. Dales la lista de comestibles y pídeles que encuentren cada una de las frutas o verduras. Mientras más se involucren en cada paso de la adquisición y la preparación de la comida, más probabilidades hay de que se la coman y la disfruten.
  • A los niños mayores, ofréceles la oportunidad de elegir frutas y verduras para agregarlas a la lista de comestibles. Incluso pueden elegir recetas saludables y escribir ellos mismos las listas de comestibles.
  • Coloca una silla o un banco junto a la cubierta de los gabinetes de la cocina, para que los niños más pequeños se sientan bienvenidos para participar en la preparación de la comida. Ofrece tareas adecuadas para la edad. Por ejemplo, los más pequeños pueden separar las hojas de las espinacas o presionar los botones de la licuadora. Los niños más grandes pueden ayudar a medir y partir los ingredientes.

Ofrece verduras o frutas en cada comida

  • Asegúrate de ofrecer por lo menos una fruta o verdura en cada comida o bocadillo. No te desalientes si los niños no se las comen al principio. Tal vez necesiten ver un alimento en el plato muchas veces antes de que se decidan a probarlo. Y tal vez prueben un alimento muchas veces antes de que les guste.
  • Comienza tu día con fruta. Agrega fresas al cereal o plátanos al pan tostado con mantequilla de cacahuate.
  • Agrega a los sándwiches rebanadas delgadas de frutas o verduras. Manzanas, peras, pimientos, pepinos, coles de Bruselas, tomates y piña funcionan bien.
  • Ralla o pica verduras como zanahorias, espinacas o calabacitas y agrégalas a enchiladas, pastel de carne, lasaña, salsa para pasta, chile con carne, sopas u otros platos combinados.
  • Agrega chícharos al macarrón con queso.
  • Agrega muchas verduras a las sopas caseras.
  • Cuando prepares pizza, incluye por lo menos tres ingredientes de verduras.
  • Incluye en cada comida una verdura o fruta que ya sabes que le gustará a tu hijo. El puré de manzana sin endulzar y las zanahorias en miniatura son buenas opciones.

Prueba en familia nuevas frutas y verduras

  • Deja que tus hijos vean que pruebas nuevas frutas y verduras. No hay mejor manera de enseñar a tus hijos a comer alimentos saludables que hacerlo tú mismo.
  • Presta atención a las veces que tus hijos podrían estar abiertos a probar cosas nuevas. Por ejemplo, algunos niños comerán de todo en el auto al ir camino a casa de la escuela. Otros están abiertos a probar nuevas frutas y verduras al salir, como al pasar un día en la playa o en un viaje de campamento, o cuando comen con grupos de amigos donde todos disfrutan la nueva opción.

Share this post