¿Conoces la diferencia entre el ejercicio aeróbico y anaeróbico? 

¿Conoces la diferencia entre el ejercicio aeróbico y anaeróbico? 

La actividad física y el ejercicio son recomendados para mantener una buena salud cardiovascular y capacidad pulmonar, mejorando la circulación sanguínea y la oxigenación de nuestro cuerpo. Pero cuando decidimos comenzar una rutina de ejercicio o aumentar la actividad física, la mayoría de las personas no saben dónde empezar o qué tipo de actividad física y ejercicios son los más recomendables.

¿Deberías hacer ejercicio aeróbico o anaeróbico? ¿Qué son y cuáles son las diferencias? El ejercicio puede ser aeróbico o anaeróbico y ambos requieren de esfuerzos diferentes y, a su vez, producen resultados diferentes en el cuerpo. Lo ideal es tener una combinación de ambos a lo largo de la semana, para conseguir mejores resultados.

La palabra anaeróbico significa “sin oxígeno” y en este caso se refiere al intercambio de energía sin oxígeno que se produce en los músculos, al realizar actividades de corta duración y gran intensidad. La actividad anaeróbica acelera a nuestro corazón y nos hace sentir fatigados, como si nos faltara el aire.

Cuando se quiere perder peso, los ejercicios anaeróbicos no parecen ser los más recomendables, ya que al ser de corta duración y muy intensos, el cuerpo utiliza la fuente de energía más accesible ––la glucosa–– en vez de utilizar las grasas, que sí utilizan oxígeno para ser metabolizados.

Algunos ejemplos de ejercicios anaeróbicos son el levantamiento de pesas, el trabajo de abdominales, carreras de velocidad, y saltos. 

Es importante hablar con tu médico antes de iniciar entrenamientos intensivos de tipo anaeróbico.

Ventajas del ejercicio anaeróbico:

-Tiene mayor intensidad, lo que hace trabajar al corazón y al sistema circulatorio, y aumenta la cantidad de oxígeno que se puede consumir durante el ejercicio, mejorando el estado cardiorrespiratorio.

-Corta duración

-Aumenta y desarrolla la masa muscular, mejorando la fuerza y la potencia

-Mejora la velocidad

-Fortalece los huesos

Por otro lado, el ejercicio aeróbico mejora la eficiencia del sistema cardiovascular del cuerpo en usar y transportar oxígeno. Las actividades aeróbicas son de menor intensidad que las realizadas en el ejercicio anaeróbico, son de mayor duración, con el objetivo de conseguir mayor resistencia. Para producir un beneficio, el entrenamiento aeróbico debe aumentar la frecuencia cardíaca (el pulso). El ejercicio aeróbico hace que tu corazón se acelere, tus músculos demandarán oxígeno, y tu cuerpo se irá adaptando progresivamente. La recomendación es de 150 minutos por semana, durante 5 días, divididos en sesiones de 30 minutos. Si no puedes completar una sesión de 30 minutos, no te preocupes. Hay estudios que demuestran que dividir las sesiones en periodos más cortos, como tres caminatas de 10 minutos repartidas durante todo el día, también ofrecen beneficios aeróbicos. Lo más importante es encontrar la manera que la actividad física forme parte de tu estilo de vida y tu rutina diaria.

Si estás comenzando la práctica de ejercicios, y especialmente si tienes sobrepeso, debes comenzar con ejercicios aeróbicos de baja intensidad, hasta que adquieras resistencia y un mejor estado físico.

Algunas de las actividades aeróbicas más populares son: caminar, bailar, trotar, correr, nadar, subir o bajar escaleras, y andar en bicicleta. Para obtener la energía necesaria para realizar estas actividades, es preciso quemar hidratos y grasas, y para esto se necesita oxígeno. Las personas que quieren adelgazar suelen realizar este tipo de ejercicio porque quema grasa y, además, al utilizar mucho oxígeno, incrementa la capacidad pulmonar y es beneficioso para el sistema cardiovascular. Para conseguir la pérdida de peso, el ejercicio se debe practicar regularmente y con una intensidad moderada.

Cabe destacar que el ejercicio aeróbico presenta más ventajas que el anaeróbico, entre ellas: mejora la función cardiovascular, reduce la grasa corporal, disminuye la presión sanguínea y el nivel de colesterol, y aumenta la capacidad pulmonar.

Una de las mayores ventajas del ejercicio aeróbico es que puede ser realizado por cualquier persona, y adaptarse a las capacidades y características del sistema respiratorio de cada individuo. Las personas muy bajas de forma, con sobrepeso, o alguna patología ósea, respiratoria, cardiaca, o otra, deben iniciarse de forma gradual, intensificando la duración, intensidad y frecuencia del ejercicio progresivamente.

A diferencia del ejercicio anaeróbico, el aeróbico no aumenta la masa muscular.

Ventajas del ejercicio aeróbico

-Es de ritmo moderado

-Permite adelgazar, al reducir la grasa corporal. Como se ha explicado anteriormente, el ejercicio aeróbico emplea las grasas como fuente principal de energía, por lo que resulta el tipo de ejercicio más beneficioso para las personas con obesidad o sobrepeso. Además, para definir los músculos, primero es preciso eliminar la grasa localizada entre los mismos.

-Tonifica los músculos

-Mejora la circulación, la capacidad pulmonar, y la oxigenación del organismo

-Reduce la presión arterial

-Reduce los niveles de colesterol LDL (“colesterol malo”), aumentando al mismo tiempo los niveles de colesterol HDL (“colesterol bueno”)

-Aumenta la capacidad de resistencia

-Facilita la circulación sanguínea

Share this post