Algunas personas con diabetes tipo 1 aún producen insulina

Algunas personas con diabetes tipo 1 aún producen insulina

Casi la mitad de las personas con diabetes tipo 1 siguen produciendo algo de insulina más de una década después de que les diagnosticaran la enfermedad.

Los nuevos hallazgos desafían las creencias previas de que las personas con diabetes tipo 1 pierden del todo la capacidad de producir insulina, una hormona que ayuda a llevar el azúcar a las células para usarlo como combustible, a lo largo del tiempo.

Los investigadores de la Universidad de Uppsala, en Suecia, dirigidos por el investigador postdoctoral Daniel Espes, llegaron a sus conclusiones después de estudiar a más de 100 pacientes con diabetes tipo 1.

Los investigadores encontraron que las personas que todavía producían insulina, a pesar de tener diabetes tipo 1 durante mucho tiempo, tenían unos niveles más altos de una proteína llamada interleucina-35. Esta proteína parece jugar un papel importante en el sistema inmunitario.

Las investigaciones anteriores han mostrado que tanto las personas a las que se acababa de diagnosticar la diabetes tipo 1 como las que hacía tiempo que tenían la enfermedad presentaban unos niveles promedio más bajos de interleucina-35 comparados con los de las personas sanas.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune que provoca que el sistema inmunitario del cuerpo ataque por error a las células que producen insulina en el páncreas.

Eso deja a las personas sin la suficiente insulina para satisfacer las necesidades diarias del cuerpo. Para sobrevivir, las personas con diabetes tipo 1 deben reemplazar esa insulina perdida a través de múltiples inyecciones diarias o mediante un pequeño tubo que se inserta debajo de la piel cada unos pocos días y que luego se conecta a una bomba de insulina.

Los investigadores de la Universidad de Uppsala han iniciado un nuevo estudio para ver si pueden aumentar la producción de insulina en las personas con diabetes tipo 1 que siguen produciendo insulina.

El estudio aparece en la edición de junio de la revista Diabetes Care.

FUENTE: Uppsala University, news release, June 22, 2017

Share this post