Abuso en consumo de alcohol, factor de riesgo cardiovascular

Abuso en consumo de alcohol, factor de riesgo cardiovascular

En una gran cohorte de pacientes en California, aquellos con abuso en el consumo de alcohol tenían un mayor riesgo de fibrilación auricular (FA), infarto de miocardio (IM) e insuficiencia cardíaca congestiva (ICC). Además el riesgo añadido fue similar al de factores de riesgo tradicionales tales como la diabetes de tipo 2. [1] Por otra parte, los pacientes sin factores de riesgo tradicionales que consumían alcohol en exceso fueron desproporcionadamente propensos a presentar estos tres resultados cardíacos.

Los hallazgos del estudio por el Dr. Isaac R. Whitman (Universidad de California, San Francisco, Estados Unidos) y sus colaboradores fueron publicados en el número del 3 de enero de 2017 en Journal of the American College of Cardiology.

Los hallazgos sugieren que “el abuso en el consumo de alcohol debe ser considerado como un factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular, y no debemos incentivar a nuestros pacientes a beber, con la esperanza de que podría reducir su riesgo de sufrir un ataque al corazón”, explicó el Dr. Marcus.

El estudio mostró que “el abuso en el consumo de alcohol es un potente factor de riesgo cardiovascular, uno de los más fuertes para la fibrilación auricular, y al menos equivalente para los factores de riesgo establecidos para infarto de miocardio e insuficiencia cardiaca congestiva”, los doctores Michael H. Criqui e Isac C. Thomas (Universidad de California, San Diego, La Jolla, Estados Unidos) concordaron en un editorial acompañante.

Se estima que la erradicación completa del abuso en el consumo de alcohol se traduciría en 73.000 casos menos de fibrilación auricular, 34.000 casos menos de infarto de miocardio, y 91.000 pacientes menos con insuficiencia cardiaca en Estados Unidos.

Anteriormente, los investigadores habían demostrado que las personas que creen que el alcohol es saludable tienden a beber más, señaló, “por lo que la esperanza es que esta prueba prohiba tal justificación, sin duda para el consumo de alcohol más allá de la moderación.

“Yo tendería a favorecer el consumo de no más de una bebida alcohólica por día para las mujeres y dos bebidas alcohólicas por día para los hombres”, mencionó el Dr. Marcus.

También es importante tener en cuenta que hasta el momento, los estudios sobre el consumo de alcohol y las enfermedades cardiovasculares han sido observacionales, por lo que la evidencia no es tan convincente como en un estudio aleatorizado. “Hemos sido engañados antes por los estrógenos, por ejemplo, cuando parecía que el estrógeno realmente protegía contra los infartos de miocardio, pero los ensayos sugirieron que de hecho podrían aumentar el riesgo”, advirtió el Dr. Marcus.

“Entonces, ¿dónde nos encontramos ahora con respecto al consumo de alcohol y la enfermedad cardíaca?”, preguntan retóricamente los doctores Criqui y Thomas. “El alcohol es una droga potencialmente adictiva y peligrosa, tanto para el sistema cardiovascular como para otros órganos”, advierten.

Fuente: Medscape

 

 

Share this post