A las carreras por tu salud.

A las carreras por tu salud.

Por: Edgar García Márquez

Mantenerse saludable es una condición que todas las personas debemos procurar ejecutar mediante diferentes actividades, las dos más usuales son: una alimentación balanceada y sana, y por supuesto ejercitarnos. Cuando esta condición se ve afectada por el diagnóstico de algún padecimiento o enfermedad, estos dos factores – la alimentación balanceada y sana, y ejercitarnos –, aunados a los distintos controles y tratamientos médicos cobran una mayor importancia.

Cuando somos diagnosticados con diabetes, primero tenemos que pensar que no se trata de un padecimiento o enfermedad (aunque así sea vista, incluso por los mismos médicos), se trata de una condición de vida diferente, en la cual, el ejercicio cobra especial importancia ya que se convierte en parte de nuestro tratamiento.

Te diagnostican, te enojas, niegas y reniegas, te llenan de información, tienes que consultar especialistas (nutriólogos, endocrinólogos, etcétera), comprar y tomar medicamentos, revisar tus niveles de glucosa (y llevar un registro de ello), poner atención en lo que comes, cuidar peso corporal, mantenerte en calma, con actitud positiva, más tus actividades cotidianas, ¡Uf!. ¿Te has visto reflejado en la situación descrita?

Pues, entonces ya andas “a las carreras”, pero quizá no de la mejor manera, porque es muy común sentirse agobiado con tantas actividades y generalmente descuidamos el hacer ejercicio. Por eso, te invito a que si ya andas “corriendo”, ahora lo hagas, literal, bajo los siguientes argumentos:

Al día de hoy, correr es todavía un deporte de bajo costo, en estricto sentido requieres un short (o pantalones deportivos), una playera, unos tenis, y no requiere equipamiento especial, ni pagar cuotas de lugares especializados. La calle, un parque, un campo deportivo cerca de casa, una vereda en el campo, se convierten en lugares perfectos para practicar este deporte.

No se requiere hacer un gran esfuerzo, para el ser humano es “natural” la actividad de correr. Se comienza con lo básico: caminando y conforme se gana resistencia se aumenta la distancia y la velocidad, incluso hasta llegar a niveles de competencia.

Los beneficios obtenidos son muy completos: mantienes (y reduces, si es tu caso) peso corporal; se controlan los niveles de lípidos, presión arterial y de glucosa en rangos normales; mantienes un cuerpo fuerte y resistente, y tu estado de ánimo mejora (adiós al estrés).

Puedes practicarlo solo o acompañado, en cualquier clima (con las debidas consideraciones de tipo de ropa); en cualquier tipo de terreno; por la mañana, tarde o noche, por lo tanto es fácil ajustar el ejercicio a tus otras actividades.

He visto en otros y experimentado de manera personal, como “el correr” saca lo mejor de ti: disciplina, fuerza de voluntad, carácter, dedicación, justo lo que necesitas para controlar y vivir en armonía con tu diabetes.

¡Dale con todo! Andar a las Carreras por tu salud te permite decidir: cuándo, cuánto, dónde y con quién correr. Sólo necesitas mover el pie derecho hacia adelante, después el izquierdo y repetir este movimiento durante al menos 30 minutos todos los días. Te garantizo beneficios y resultados favorables.

Gracias por leer, a tus órdenes.

Contacto:

Share this post